El periodo para la edición del resumen ha concluído

R-360

ID:

Los pastizales intertropicales templados, el menospreciado récord mundial de diversidad vegetal de México

Carlos Martorell

México comprende más de 150,000 km2 de pastizales y es el centro de origen y diversificación de numerosos taxa que caracterizan a los grandes pastizales de Norteamérica. Sin embargo, al sur del Trópico enfrentan una grave crisis pues se les percibe como sistemas secundarios y se ignora su gran diversidad. Estos pastizales intertropicales templados (PIT) se distribuyen principalmente en zonas semiáridas-subhúmedas de la Faja Volcánica y Oaxaca. Los PIT oaxaqueños son sumamente antiguos, como lo atestiguan sus endemismos, la diversa paleofauna que albergaron, sus suelos y los documentos coloniales. Sin embargo, muchos estudios biológicos y las políticas públicas ignoran su existencia. Además de varias especies y subespecies microendémicas, albergan más del 25% de la flora del extremadamente diverso Valle de Tehuacán (donde se encuentran) en 0.7% de su superficie. Contienen el único récord mundial de diversidad vegetal por área de México. Son hogar de numerosas especies amenazadas, incluyendo una de las pocas parejas de águila real subsistentes en México. El pastoreo mantiene la diversidad de estos PIT, probablemente desempeñando el papel de la megafauna extinta. A pesar de su gran valor biológico, en la última década han sido aforestados extensivamente, y, a ese ritmo, desaparecerán en una o dos décadas. La aforestación elimina la biota nativa, precariza la seguridad hídrica de los pobladores y despoja a los pastores de su medio de subsistencia. El subpastoreo ha promovido la invasión de pastos exóticos. Los PIT del la Faja Volcánica tampoco están bien estudiados: hasta un 4% de su flora podría comprender especies nuevas para la ciencia y sólo 3% de los ejemplares en el Herbario Nacional proceden de pastizales. Hay evidencia palinológica de estos PIT desde hace al menos 30,000 años, pero, como resultado de la falta de estudios, su existencia actual es frecuentemente ignorada o cuestionada. No han sido tan aforestados, pero recientemente han sido extensamente cercados. La falta de movilidad del ganado puede resultar en un mosaico de parches sub- y sobre pastoreados, ambos con resultados igualmente negativos. Las cercas han fomentado las invasiones biológicas, como en Oaxaca, y se realizan en ellos obras que ponen en riesgo la estabilidad del suelo. Es urgente inventariar los PIT y su biota, poniendo en relieve su importancia. Al mismo tiempo, es necesario remplazar la percepción de los PIT como baldíos indeseables:  son sitios en los que la conservación de la diversidad y las actividades productivas son compatibles y hasta deseables. 

Palabras clave:

Endemismo, diversidad, paleoecología, ecocidio, subpastoreo

Autor(a) principal: